Calefacciones II: Controlemos el consumo

Cuando llega el invierno empiezan nuestros gastos de nuevo, especialmente si os pasa como a mí, que disponéis de una instalación de placas solares fototérmicas para el agua caliente  y, por lo tanto, no gastáis nada de gas natural en toda la primavera y verano.

piCont_termostatos

Al llegar estas fechas, donde el frío empieza a hacerse notar, necesitamos sentirnos bien en nuestras casas, y para ello empezamos a encender la calefacción, los radiadores eléctricos, las bombas de calor… Si nuestro sistema requiere de gas natural es imprescindible controlar el gasto que hacemos, ya que este tipo de calor produce mucha contaminación y consumo que no solo hará que empeoremos el medio ambiente sino que también nos implicará un incremento en nuestras facturas mensuales.

Para evitar esto hay varias soluciones, unas cuantas son las siguientes:

– Haz la revisión de tu caldera ya que una caldera que combustione mal, a parte de poder ocasionar un accidente grave, lo más probable es que nos consuma más con menos calor. Una caldera revisada y con buen funcionamiento rendirá al máximo, por ello estaremos gastando menos.

– Purga los radiadores. Un radiador mal purgado puede tener aire dentro y eso provoca que el agua caliente que circula por él no caliente por igual todo el radiador, y así, no calienta lo suficiente el ambiente y la caldera deberá incrementar su combustión.

– Instala termostatos ya que permiten programar el encendido de los radiadores para el momento necesario, por ejemplo media hora antes de llegar a casa para que este caliente, y media hora antes de irnos para pasar con el calor residual mientras se apaga. Estos termostatos también disponen de programación nocturna, así podemos poner que a partir de cierta hora, no solo se encienda o apague, sino que se reduzcan los grados.

– Mantén las persianas bajadas por la noche, así el calor se mantendrá en la casa y los cristales no se enfriaran tanto, y no dejarán pasar tanto frío.

– Ventila la casa solo 5 minutos, con ello ya tendrás suficiente para renovar el aire, y no desperdiciarás tanto calor.

– Tener buena aislación de ventanas y puertas, de manera que entre estos espacios no se escape el calor o entre el aire.

– Pasa con 21º o 22º en casa como máximo, piensa que en veranos acostumbras a estar bien a esa temperatura.

Con todos estos pasos podremos pasar un otoño y invierno calentitos, ahorra un buen montón de dinero y ayudar al medio ambiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: